Menú

Autor: Juan Emilio Drault

Los instrumentos de medición ya no funcionan

La economía actual no resiste mucho análisis. No se puede consumir y producir ilimitadamente cuando la fuente de recursos es limitada. No se pueden producir desechos al ritmo que exige el ciclo de consumo si no hay nada que sea capaz de neutralizarlos y volverlos recursos reutilizables haciendo que el círculo sea virtuso y no mostruoso. No hay sistema ecológico capaz de actuar por sí solo para compensar el desequilibrio que lo dicho anteriormente genera. Y al mismo tiempo no hay seres humanos capaces de reinventarse ilimitadamente a este ritmo de exigencia. Realmente no hace falta ser ningún genio,...

Leer más

Adhesión a una instancia universalista

Han convertido al futuro en un tema tabú. El futuro es algo no-cierto, y con esto, los que administran el futuro han pasado a ser tecnócratas y políticos. En la calle no se discuten proyectos de país, proyectos de sociedad, idealizaciones de cómo querríamos que fuera el nuevo mundo, y además estamos demasiado ocupados. No hay grandes utopías para elegir. Se comenzó entonces a adoptar cada vez más la filosofía del Carpe Diem o “vive el presente” porque a falta de futuro nos quedamos con el presente únicamente. No hay mucho gusto por revisar ni aprender del pasado ni...

Leer más

La anestesia de la impercepción

Siempre me pregunto si mientras veo la TV o uso la computadora hubiera al lado mío un niño desnutrido cayéndose de su silla, o si en mi living hubiera una madre desesperada que no encuentra ayuda para su hijo enfermo, o un jóven hecho un ovillo en un rincón deprimido y pasado de drogas, ¿Podría ignorar tales realidades? ¿podría alegremente reirme del chiste en la TV o matar el tiempo viendo las últimas imágenes simpáticas del muro de Facebook mientras ellos estuvieran ahí en mi living? ¿podría hacer zapping en la TV mientras alguien muriera desangrado a unos metros...

Leer más

Lo que el 2012 me dejó

El 2012 nos dejó un mundo más comunicado pero mas intolerante. Un mundo con mas cámaras de seguridad pero más ciego. Un mundo con más policías pero con más violencia. Un mundo con más posibilidades pero con el futuro un tanto más cerrado. ¿Por qué será que ante esta degradación y deshumanización cuesta tanto decidirse por tomar el futuro en las propias manos y esforzarnos para construir algo superador? El 2012 me dejó algunas respuestas y algunas preguntas que quiero compartir e intentar develar. La primer respuesta que me dejó este año tiene que ver con la palabra “esfuerzo”. El mundo precisa más tolerancia, más introspección, más comunicación profunda, más empatía, más reconciliación, más imagenes de futuro con brillo, más respeto, más diversidad, más mancomunión, más creatividad, más espiritualidad y deseos más elevados, deseos más purificados. Pero, ¿adivinen que hace falta además de desearlo para conseguirlo? Si, hace falta esfuerzo. Y me doy cuenta que mucha gente no encuentra algo que justifique e incentive generar ese esfuerzo extra que precisamos tanto. ¿Queremos un mundo mejor? Todos. ¿Estamos dispuestos a dar ese esfuerzo para el beneficio del conjunto? Muy pocos. La ecuación da un resultado negativo. ¿Qué nos pasa? No me dejó este año una respuesta concluyente. Pensé muchas pero ninguna me resulta definitiva. Aunque sí tengo esa sensación de estar aletargados esperando que otros vengan con la solución a...

Leer más

El problema de los datos y la información

Desde que la ciencia y la tecnología evolucionaron han ido generando más y más datos, más y más información. Evolucionamos la tecnología no sólo para medir, sensar, detectar, relevar y trasladar la información sino para almacenarla en cantidades difíciles de representar para un simple mortal. Pero al mismo tiempo, ha ido evolucionando un sistema económico, una organización y una cultura, que pone el foco en las ganancias que pueden obtenerse. Por tanto, la información es una de las nuevas niñas mimadas de la generación de ganancias. El traslado de la información es aún el negocio más importante, porque la información viaja por la televisión, Internet, diarios, revistas, radios, libros, y una cantidad muy amplia de métodos. Algunos particularmente muy prolíficos comercialmente hablando. Por último la generación de esa información es otro de los grandes mega negocios de la era actual. Si conectamos los puntos y los encerramos en un círculo que represente a sistema económico capitalista, la producción, almacenamiento, traslado y consumo de información van a representar una generación de ganancias nuevamente difícil de representar para un “simple mortal”. Pero como es de público conocimiento, en un sistema económico capitalista no hay transacción sin especulación. Hay a su vez una enorme concentración de poder relacionada a quienes manejan este negocio. Y son estas personas y sus corporaciones las que tienen importantes intereses políticos para que sus organizaciones tengan aún...

Leer más