Robots vs PersonasLeyendo un artículo publicado hoy en diario Clarín donde se hace una reseña de algunos desarrollos argentinos en materia de robótica aplicada realizados por varias univerdades, termina la nota con esta frase:

Y aunque aún falta mucho, teme “por la sustitución de mano de obra por parte de estos aparatos inteligentes que trabajan sin horario y no discuten salarios”.

En este Sistema económico que llamamos Capitalismo, el valor central no es el ser humano, o sea, no es humanista. Los valores centrales son el dinero, el poder, la especulación para beneficio propio, la producción, y un largo etcétera de valores contrarios al ser humano que queda en un segundo plano. Desde ahí la válida preocupación de este investigador que teme por lo que las máquinas producirían a la hora de expulsar personas del proceso productivo, y por tanto quitándole ese sustento que precisa ya que su futuro no está asegurado bajo ningún concepto porque aún vivimos en esta pre-historia humana donde cada cual individualmente debe conseguirse los recursos para su subsistencia.

Para poder hacer que las máquinas funcionen en beneficio de la humanidad hace falta cambiar de paradigma, hacia un paradigma como el que propongo de una Economía Solidaria Humanista, un paradigma donde no existe el dinero, y donde el ser humano no es una variable de ajuste. En este paradigma las máquinas se hacen cargo de las tareas monótonas, repetitivas, peligrosas, etc., dejando a los seres humanos desarrollar su máximo potencial y aportando desde su vocación sin rebajar su potencial a una tarea monótona como encastrar unas piesas con otras en una linea de producción.

En este nuevo paradigma las máquinas son capaces de producir todo tipo de elementos en beneficio de la sociedad toda porque la economía es netamente solidaria, y el objetivo es un progreso de todos y para todos, sin excluidos, sin seres humanos por debajo de otros.

Guste o no, parezca demasiado utópico o no, es la única salida posible para que el desarrollo y la evolución multiplicadora que conlleva la robótica pueda ser desarrollada en todo su potencial para beneficio del ser humano y no para su condena.

En tanto y en cuanto la robótica desplace personas y las perjudique significará que aún estamos en la pre-historia humana, en la historia y el proceso del anti-humanismo.

El día en que todo ser humano tenga su futuro asegurado, por el sólo hecho de haber nacido humano, habremos comenzado el camino de la verdadera historia de la solidaridad y mejor evolución humana. En ese camino las máquinas serán nuestro más grande aliado, y no nuestra más grande condena.

Visiten www.mundosindinero.org y economia.delnuevohumanismo.org