Hola

Hoy después del evento de lanzamiento de la Marcha Mundial en Mar del Plata, donde se vivió un clima espectacular, con más de 300 personas disfrutando de las bandas de reagee Freestyle y Rondamon, me subí a un taxi con dos de mis hijos, y como hoy día en todas partes, salió en un 2 x 3 el tema de la inseguridad, y más rapido aún el “esos chicos no tienen arreglo”, y peor aún el “si yo agarro a uno lo mato, lo parto en pedacitos y lo tiro al medio del campo” (quién será peor?). Esta claro que la mirada es absolutamente deshumanizante y ese señor quizás habla más de lo que quizás haría si tuviera el arma, pero no me cabe duda que la intención, la idea, y la mirada violenta están ahí bien presentes, y si no lo hace pedirá que lo hagan otros por el, por supuesto, la “mano dura de la policía”, si, la misma del “gatillo fácil” que mataron a chicos inocentes, e incluso torturaron en plena democracia.

En fín, ya me cansé de dejarles pasar tamañas barbaridades, así que empecé a contra-argumentar todos y cada unos de esos comentarios violentos.

Entre los primeros contra-argumentos le dije que no es cierto que quien asesina no tiene arreglo, porque si así fuera, los ex combatientes de Malvinas deberían estar todos presos, y sin embargo ellos son “heroes de guerra”, y tuvieron que matar gente (si, los “enemigos”, esos con brazos y piernas también son seres humanos), y volvieron y tuvieron que vérselas con sus secuelas, y muchísimos se suicidaron, pero aún así ninguno fué tachado de asesino y nadie pensó que no tenían arreglo y que había que encerrarlos. Pero ahora resulta que estos chicos que roban y matan, estos no tienen arreglo. Bueno, realmente tuvo comerse el argumento porque incluso el para con su taxi en una parada donde también suelen estar los ex-combatientes de Malvinas Taxi. Aclaro además que uno de los ex-combatientes de Malvinas es miembro de Mundo Sin Guerras en Mar del Plata, mi amigo Hector, con quien presentamos MSG en el 86 aquí y el es un claro ejemplo de que aún quien se enfrenta a la muerte y lo más crudo de la guerra sí que tiene arreglo.

Luego salió con lo de que había que poner más policía, a lo cual le recordé que cuantas más armas haya en la calle, más tiroteos y más inocentes vamos a morir, y sino como decía en mi post de ayer, pueden mirar los diarios y ver cómo estan muriendo chicos jugando en la vereda que quedan atrapados en medio de esos tiroteos entre policías que no miden nada, y los ladrones que cada vez tiene más armas. Acordamos sí que hay buenos policías -el dijo conocer a algunos- y yo creo también que no es toda la policía, pero mi siguiente argumento fue que hace falta lograr que los comisiarios y los jueces sean elegidos por voto directo de los ciudadanos como siempre propuso el Partido Humanista, y así que todos nos involucremos en saber quién es el comisario y el juez, y tener herramientas para sacarlos de su puesto si no cumplen con su deber o lo que prometen.

A lo cual también le recordé que seguro él como casi todos, a las 6 o 7 bajan la persiana de su casa y dejan la calle liberada, sin importar qué cosa pase ni velar por la seguridad del vecino, o de quien esté caminando. O sea, la calle está liberada no por la policía que jamás podría poner uno policía por vereda, sino por todos y cada uno de los que vivimos en la ciudad. Y no para que hagamos justicia por mano propia saliendo armados a dispararle a cuanta persona nos parezca sospechosa, sino para mostrar que hay una red de personas que se cuidan entre sí, que están atentas a lo que está pasando, que llegado el caso avisan a la policía a tiempo, o se comunican entre sí para avisar o ver que esté todo bien… a esa red de personas que se preocupan unas por otras y por la gente que esté caminando por la calle, esa red es bien dificil romper, y eso demostraría que realmente hay verdadero interés por los demás, y no sólamente por que “no me entren en MI casa”, o que “no roben en MI negocio” (que no dejan de ser reclamos legítimos, pero no faltos de desinteres por los demás).

Y por último terminé hablando del tema de la falta de participación porque en definitiva no estamos controlando nosotros a la policía, no estamos controlando nosotros a la justicia, no estamos controlando nosotros a los políticos. Y esa “liberación” de esos espacios, generan la situación actual. Si estamos en democracia, tenemos que tomar las riendas del gobierno, y exigir, y controlar, y participar, y voluntarizarnos, y preocuparnos por el bienestar de todos, sobre todo de aquellos que no viven en condiciones dignas, que no logran tener educación y salud, por aquellos que no tienen oportunidades, porque son ellos los que luego saldrán desesperados, o desorientados, o drogados, o una combinación de todos esto, a buscar revancha de una sociedad que no les dió ni les dá nada más que discriminación y violencia. Esa sociedad somos todos nosotros, guste o no, somos todos nosotros.

Lo bueno es que despues de contraargumentarle todo, lo dejé pensando y teniendo que decir más de una vez “tenés razón”. Caí en cuenta que tenemos que hacernos cargo de romper la cadena de comentarios violentos, porque no son meros comentarios, detrás hay un esquema de valores y miradas que se está estructurando cada día con más fuerza, y día a día hace que la deshumanización sea mayor. Si nos quedamos cayados ante esos argumentos van a avanzar. Tenemos el compromiso moral de decir algo contrario y dar una señal distinta, sin imponer, sino dando nuestra verdad con la misma pasión que ponen los que argumentan que hay que matarlos a todos.

Un abrazo