Urnas ARgentinaHola!

Me quedé pensando el otro día sobre el tema político y el proceso electoral, y cómo los medios de difusión masiva juegan un rol tan importante. Primero que nada, llegué a la conclusión de que casi todas las elecciones son fraudulentas. Y lo digo así porque justamente nada le permite a un ciudadano conocer todas las opciones (ahí los medios juegan el juego de los poderosos), ni tampoco votar con libertad debido al control de la subjetividad que, nuevamente, los medios masivos viven bombardeando y generando tendencia, atomizando la compulsa entre unos pocos y no abriendo el juego a las nuevas opciones. Esta claro, son empresas, y como empresas defienden sus intereses corporativos que no son pocos (sobre todo porque casi siempre son mutimedios con inversiones multimillonarias y participación accionaria de empresas del exterior que tienen en juego otros tantos miles de millones en inversiones o intereses en el país). Entonces si miramos el proceso por el cual un ciudadano promedio elije a quien votar, primero que nada no tiene acceso a toda la información de todos los partidos y candidatos en iguales términos de tiempo y calidad (hay quienes dan entrevistas o espacios de una calidad tendenciosa para dejar mal parados a algunos candidatos, eso esta claro, no? generar debate -circo- para ganar raiting y en realidad no informar nada, pero quedar como “pero si yo les di espacio a todos!”… en fin, recomiendo este artículo sobre los multimedios. De allí tomo sus conclusiones que me parecen acertadas, y luego comento sobre el último párrafo:

CONCLUSIÓN

Haber abordado esta temática nos ha llevado a la siguiente conclusión: Anteriormente creíamos que los medios de comunicación eran el cuarto poder porque protegían al ciudadano contra el abuso de otro poder, pero a través del análisis que realizamos, vemos que los medios en la globalización, y los multimedios como producto de ella, constituyen uno de los poderes. La privatización que lleva a que dos o tres tengan en sus manos todo el poder de los medios es grave para la democracia, para la libertad de expresión, para la toma de decisiones libres para los ciudadanos. Se repiten las agendas, se reduce el espectro de las opiniones. En definitiva, todos nos convertimos en rehenes de dos o tres empresas.
En cuanto a la función formadora que contiene la actividad periodística, podemos decir que hemos comprobado que la opinión pública la construyen los medios, la fabrican, y por lo tanto deducimos que poseer los medios es poseer el poder de fabricar opinión. Si bien esto es válido para todos los medios, en el caso de los multimedios, esto se potencia, ya que obra en su poder la posibilidad de llegar a un público más extenso.

Consideramos, que si bien la manipulación, la falta de pluralismo y la concentración mediática nos indican que somos víctimas de una política comunicaciones que tiende a limitar nuestras libertades, pensamos que contamos con la ventaja de contrarrestar ese impedimento desde el momento en que somos capaces como seres humanos de procesar lo que recibimos como mensajes.

¿Sómos capaces como seres humanos de procesar lo que recibimos como mensajes si estamos atados en cuanto a la formación política y a la subjetvidad así como a los miedos para intentar no estar peor de lo que podríamos estar?

Ahí creo que los partido político de izquierda tienen una deuda en lo que hace a educación política, y esto que digo no es cómo ser político, sino como realizar acciones puntuales que resuelvan las necesidades de los ciudadanos por sí mismos sin esperar las grandes soluciones, sino el cómo hacer para presionar a los que dicen ser nuestros representantes, y sobre el verdadero poder de cambio que tenemos como ciudadanos entendiendo que esos que se creen en la cima del mundo no son más que empleados nuestros que están en la obligación de recibirnos y atender nuestras necesidades y no la de los podero$o$.

Dos últimas cosas:

1. Las únicas elecciones que veo como NO fraudulentas son aquellas en las que los medios le juegan en contra a un partido o grupo y aún así ese grupo o partido gana, caso de Evo Morales en Bolivia, Lula en Brasil, Chavez en Venezuela. Y donde queda clarísimo que a los podero$o$ a veces las cosas no les salen como quieren a pesar de todo su poder económico, y dejando claro que ese poder es nada comparado al de un pueblo unido apoyando una causa.

2. El gran desinterés por la política es marcado, los medios no ayudan en nada para levantar el interés, y la gente está votando con criterios realmente muy equivocados y atados a creencias que muestran una y otra vez que son equivocadas. Por suerte en algunos lugares como Bolivia sí se ven grandes cambios. Lo que demuestra que el sistema de democracia formal en el que vivimos está agotándose y empiezan a surgir efectos demostración de algo nuevo.

Un abrazo!