PeajeRealmente en este tema de los derechos de autor y las patentes se nota el choque de dos mundos, el que ya está en gran parte muerto, y el que está naciendo.

En este nuevo mundo la gente quiere poder compartir, utilizar la información, el conocimiento y la experiencia sin barreras, sin la gran traba que significa la especulación. Si uno pudiera por unos instantes imaginarse un mundo sin la especulación, la competencia y las barreras actuales, donde la gente colaborara abiertamente para nutrir con su impronta, visión, sensibilidad, conocimiento y experiencia, distintos proyectos en cualquier parte del mundo, entonces la evolución del ser humano se multiplicaría -por decir un numero- por 10 quizás.

Un buen ejemplo, la investigación y desarrollo de las tecnologías informáticas no sale a la luz en tiempo y forma porque la economía de mercado obliga a que primero hay que agotar el stock de las tecnologías ya producidas, y por estrategias nuevamente de mercado hay que ir sacando la mayor ganancia de cada tecnología antes de inyectar las nuevas en el mercado. Si hoy no existiera esto, estaríamos utilizando computadoras varias veces más económicas y poderosas. La especulación de las “leyes de mercado” lo impiden.

Pero volviendo al punto que trata este artículo… si escribo y publico este artículo es porque detras mío hubo muchísimas personas que aplicaron tiempo y energía creadora para que en una secuencia y cadena evolutiva se haya logrado cada elemento que compone la computadora que uso, la electricidad que es producida y distribuida hasta mi casa y un largo etcétera que me permite llegar a ustedes. Soy parte de una cadena evolutiva y -lo que no sucede a menudo o casi nunca- debemos entender que somos un paso en el camino de la evolución, y por lo tanto el derecho de poner una “cabina de peaje” en ese camino, para que los que vengan detrás me paguen por pasar por aquí, si se lo mira bien, es un absurdo, un abuso, es injusto, es inmoral, es violento. Nadie puede crear nada, sin utilizar el “peldaño” de la evolución sobre el cual está parado, y al utilizar una patente, se está frenando la evolución ya que el uso de determinados inventos solo es posible por el pago de regalías, y quienes quieren crear algo excelente sobre tecnologías patentadas no pueden hacerlo sin pagar o hacer algo considerado ilegal en el esquema actual!.

Todo esto esta claro es una de las millones de distorciones y trabas que produce el sistema Capitalista pero es además la falta de evolución del ser humano que aún sentimos y vivimos esto como algo de lo más normal y lógico, cuando si se lo evalúa unos poco instantes, saltan rápidamente estos sinsentidos.

Pero también veamos el lado bueno, estas cosas hoy saltan porque en el interior de muchas personas empieza esto a generar un “ruido” un “malestar”. El copiado de libros, música, programas, películas, y muchas otras cosas ya no es sentido como algo ilegal, por más que eso digan las leyes, sino como un acto casi de “justicia”, casi como un derecho a poder tener iguales oportunidades en el acceso a la información y las oportunidades que esta informacion- programas – conocimiento… genera.

En este sentido aplaudo al proyecto Creative Commons (aunque aún no toca temas de fondo) y a todas las personas que hoy estas licencias, cuyo su máxima expresión es la Wikipedia y todo el grupo de cientos de miles de enciclopedistas que trabajan para que el conocimiento sea de acceso gratuito y público, aplaudamos esa visión y esa sensibilidad, aplaudamos esa evolución humana!