AmanecerLeyendo a mi autor más leido del momento, Ramón P. Muñóz Soler, encontré el término que estaba buscando hace tiempo “Economía del Deseo”. ¿Pero qué cosa es eso?

Pues se trata del punto de inflexión en el futuro evolutivo del hombre sobre la tierra.

Lo que sigue es mi explicación, no la del Dr. Muñóz Soler:

Allí donde el dinero deje de ser el valor central porque todo el mito y el sistema económico actual haya colapsado y haya sido reemplazado por un nuevo mito epocal evolucionado, surgirá la Economía del Deseo (quizás con algun paso intermedio). No, no tengo una bola de cristal, es un paso vital del ser humano, ir de afuera -economía externa del dinero- hacia adentro -economía interna del deseo-. Lo puntual es que evolutivamente somos siempre un péndulo… o bien podría decir como una cinta de moebius, se va a hacia afuera y al mismo tiempo hacia adentro… la etapa de las externalidades tienen un límite, se nota en nosotros, en nuestro vacío existencial, en nuestra sed de sentido fundamentalmente… eso es un indicador de una etapa muerta, es un indicador de que estamos viviendo un mundo que ya murió e internamente estamos fundando el mundo que viene, mundo que ya nació en el interior de cientos de miles de personas y que poco a poco se está externalizando y plasmando en el mundo -este blog y este texto es de por sí otro indicador de esto-. Cuanto tiempo tomará es un pequeño gran misterio pero los cambios se están acelerando tanto como el cambio climático…

Lo puntual entonces, y volviendo al tema del título, progresivamente lo más importante será economizar nuestros deseos, administrarlos de forma tal que los recursos sean suficientes para todos y no exista un 10% de la población mundial que con sus groseros desos acapara el 90% de la riqueza del planeta. En una Economía del Deseo, uso estríctamente lo que necesito, libero lo que ya no uso, deseo lo mejor para mi y toda la civilización planetaria, no tomo más de lo que necesito, y lo que necesito para aquello que deseo lo economizo porque elevo, purifico y sintetizo mis deseos en sintonía con los deseos más elevados del conjunto.

Ya seguiré con el tema próximamente.

Un abrazo
Juan E. Drault