Libertad y cosmosEn todo el mundo los científicos, los artistas, los soldados, las mujeres, los hombres, la gente joven y los ancianos dicen: ¡la guerra es un desastre!

Al inicio del tercer milenio, en un planeta en el cual ya ningún lugar está aislado y en donde es posible saber en tiempo real lo que sucede en continentes muy lejanos, una pregunta merodea como un fantasma el corazón de los hombres: ¿qué futuro nos espera?

Los acontecimientos de los últimos años muestran una tendencia espantosa: la reanudación de la carrera al armamento nuclear, la búsqueda del control a toda costa de los recursos del planeta, el uso de la violencia para resolver los conflictos internacionales, regionales y locales. Los gobiernos cambian de color pero no de política, las guerras se suceden a un ritmo impresionante, aumentan las ganancias de la industria bélica y las declaraciones de los políticos son siempre más vacías y lejanas de la realidad.

La violencia envuelve como un manto al planeta y llega hasta cada ciudadano, instalándose en su vida cotidiana y en su corazón. Las declaraciones de Estados Unidos y de Francia sosteniendo la posibilidad de utilizar en primer término las armas nucleares contra el terrorismo, y la intención de Japón, olvidado de Hiroshima y Nagasaki, de entrar en el mundo del armamento atómico dejan a todos perplejos.

La gente en toda la Europa pide: ¡demos una oportunidad a la paz!

Europa crece; siempre nuevos países desean ser integrados en su seno, pero sus políticas están paralizadas en la ambigüedad, entre las nobles declaraciones sobre paz y desarrollo por un lado, y el apoyo a la ocupación de territorios y al rearme nuclear por el otro.

Esta Europa habla de libertad y autonomía, pero aloja bases militares de potencias extranjeras con cientos de bombas nucleares.

Esta Europa en las palabras condena la guerra, pero varios países europeos están entre los mayores productores y exportadores de armas, y enormes recursos se destinan a los costos militares, sustrayéndoselos a los gastos sociales y los de ayuda para el desarrollo.

Europa no puede apoyar ninguna política que arrastre al planeta hacia la catástrofe: aquí está en juego el futuro mismo de la humanidad, está en juego la vida de millones de personas, que no son un número estadístico o un gráfico sobre aumento de las ganancias. Las armas nucleares deben ser desmanteladas antes de ser usadas, después es demasiado tarde. Que los políticos estén a la altura de la situación o que se hagan a un lado.

Los pueblos europeos, asustados pero esperanzados dicen: ¡cambiemos de dirección!

Europa tiene la oportunidad histórica de ser un modelo positivo para otras regiones que se están formando, como la latinoamericana, la asiática y la africana.

Europa tiene la oportunidad de cambiar la dirección de los acontecimientos y de poner en marcha una política internacional de distensión y de paz, capaz de abrir los nuevos horizontes y los nuevos caminos que el ser humano necesita recorrer. Europa puede ubicarse como vanguardia de la nación humana universal.

Pedimos con urgencia que Europa elija una política de paz, decidida y no-violenta. Pedimos pocas cosas, claras y realizables:

  • una Europa desnuclearizada. Exigir a los Estados Unidos el retiro de todos los dispositivos nucleares presentes en las bases de EEUU-NATO para su desmantelamiento. Poner en marcha un programa de desarme nuclear progresivo bajo supervisión de la ONU. ¡Basta con el terror nuclear! .
  • la suspensión de cualquier acuerdo para la instalación o ampliación de bases militares de potencias extranjeras en territorio europeo
  • el retiro de los territorios ocupados de las tropas de países europeos. ¡Basta con la hipocresía de las guerras humanitarias!
  • la reconversión de la industria bélica
  • la búsqueda de la mediación diplomática y del diálogo para la solución de los conflictos.

En las calles y en los suburbios de las grandes ciudades, en los pequeños centros y en los campos europeos la gente comienza a tocar una nueva música: es una sinfonía suave pero potente, que arrasa con cada injusticia, cada abuso, cada violencia. ¡Nadie puede detenerla porque es la esperanza más profunda del ser humano!

Amigas y amigos de toda Europa, unámonos en la causa de las mujeres y los hombres valientes: ¡construir una Europa de paz!

Más información sobre la campaña

Me escriben si les interesa participar de acciones (estamos enviando cartas a consulados y hoy martes 12 haciendo movilizaciones a las embajadas Checas en todo el mundo).