ManoLa nanotecnología va a revolucionar el siglo XXI y toda la medicina y bioquímica tal como la conocemos. Pero… cuando dejarán las guerras de ser el motor del avance tecnológico?. Algo está claro, es todo una cuestión de $$$$. Como mencionaba en el post sobre la trata de personas “La trata de personas es el tercer negocio más rentable del planeta, detrás del tráfico de drogas y la venta de armas.”. Las armas y las guerras son una fuente de recursos enorme, y esos recursos se vuelcan en investigación en todos los campos. Los resultados primero se aplican a la maquinaria bélica, y luego pasan al uso civil. Y así es que hoy tenemos computadoras, comida en latas, pantallas planas, comunicaciones satelitales, y un larguísimo etcetera. Ahora la nanotecnología surge como la niña mimada, y en un artículo que leo recien dice (en inglés)

Robert Freitas se encuentra desarrollando células rojas artificiales capaces de entregar 236 veces más oxígeno a los tejidos que las células rojas naturales. Freitas predice que su dispositivo será usado para el tratamiento de la anemia y los desórdenes pulmonares, pero también mejorarán la performance en el deporte y la guerra.

En el deporte y la guerra! realmente estoy cansado de escuchar y leer qué bien que le hará a la guerra tal o cual tecnología o aparato. O qué fantástica será su utilización en las guerras del futuro…

Ciencia para la guerra… guerra para la ciencia… ¿cuándo se cortará ese círculo vicioso? el día que todos nos cansemos de esto y no permitamos más que esta maquinaria funcione. Tomemos consciencia. Las guerras existen porque dejamos que existan, y no por otra razón. Las guerras son movidas por la política, la macro economía que soporta y promueve guerras es movida por las políticas de estado y las multinacionales, a las multinacionales y los estados los sostenemos todos nosotros… no es alreves… todos nosotros estamos arriba aunque nos han hecho creer lo contrario… y tenemos poder para cambiar lo que queramos, pero falta avanzar en el sentido de fuerza de la unión y en el sentido de que no puede haber progreso humano si no es de todos y para todos.

Si tomás consciencia y querés hacer algo, escribime ya que que estoy trabajando con la organización Mundo sin Guerras y sin Violencia.

Mundo sin Guerras